Páginas vistas en total

domingo, 5 de febrero de 2012

PRESENCIAS

¿Quién no ha oído alguna vez a alguien decir que una u otra persona ha visto a un ser manifestándose una vez fallecido?

La verdad es que, afirmar que después de la muerte hay algo más, hoy en día, a ciencia cierta, no es del todo seguro. Pero lo cierto es que muchísimas personas y, sobretodo, niños de corta edad, dicen ver a seres que nadie ve.

El primer caso que nos ocupa ocurrió en un pueblo de la provincia de Cuenca. Era la época de la posguerra. Una niña, que hoy es una señora de unos 70 años, me comentó que una vez jugando con sus amigos en la calle, su padre fallecido se le apareció sonriente saludándola con la mano. Ella se lo explicó a toda la familia, y por supuesto, no la creyeron. La família comentó que debido al hambre que pasaban en aquella época, la niña había delirado, pero ella me aseguró que estaba segura de que la presencia de su padre no fue por ese motivo, sino que ella percibió que lo que vino a decir era que estaba bien allá donde él estaba.

El segundo caso le ocurrió al hermano pequeño de la persona que me contó su historia. Este decía ver a su  padre fallecido de edad joven. Lo veía sentado en un sofá, y por la noche lo veía en su habitación. Esta persona que me comentó el caso, al principio no se lo creía. Decía que eran cosas de niños, pero un día se dió cuenta de que algunos objetos se cambiaban de sitio.
 

El último caso me lo contó una madre. Me comentó que su hijo de 3 años decía que en su habitación veía a un hombre, el mismo que también veía asomado en el balcón de su casa. Resulta que, en una de las reuniones familiares donde se enseñaron álbunes de fotos, el niño vió la fotografía de un familiar fallecido meses antes y que él no conocía, pero lo reconoció como el hombre que se le aparecía en la habitación.

Estos son unos ejemplos de los muchos casos que documentados o no, se dan cada día en cualquier parte. Directa o indirectamente, todos somos testigos de ello.