Páginas vistas en total

domingo, 29 de enero de 2012

LOS SÓTANOS DE MONTSERRAT: ¿QUÉ SE ESCONDE?


En marzo de 1984, un compañero de trabajo llamado Rafael me dice que si había oído algún comentario sobre los subterráneos de la montaña de Montserrat. Le contesté que algo había leído, pero mas bien me parecía en parte leyenda urbana. Seguidamente, me dijo que lo que me iva a decir era cierto.

Me comentó que su tío, que era pintor, y sus dos empleados, reciben la llamada del responsable de mantenimiento del Monasterio de Montserrat para realizar un trabajo.

Acuerdan el día y la hora. Transcurrido ese tiempo llegaron al destino. Les recibió el monje responsable, les acompañó a una sala donde les comunicó que para realizar el trabajo tenían que ir parte del recorrido con los ojos tapados. Se quedaron asombrados por el comunicado del monje y sus "normas del monasterio por motivos de seguridad".

Rafael, mi compañero, me dijo que su tío le comentó que estaban a bastantes metros de profundidad por los escalones que bajaron, y el recorrido en llano fue bastante largo. Al llegar, se quedaron asombrados, pues el trabajo era pintar las paredes de unos grandes recintos.

Aquel comentario de mi compañero me hizo investigar más profundamente en el tema. Descubrí que el segundo mandatario de Hitler fue a Montserrat buscando el santo Grial. Sabía perfectamente de los subterráneos de la montaña.

Pidió que le dejaran entrar en dichos subterráneos, negándole que hubiera dichos pasadizos debajo del monasterio.

Hoy en día siguen negándolo, diciendo que solo hay cuevas y subterráneos que pueden ser perfectamente visitados por el público. También quiero resaltar que en el programa televisivo "Cuarto Milenio", que dirige Iker Jiménez, hablando de Montserrat, aparece un comentario que dicen que cuando hay un apagón en el Monasterio, los electricistas hacen parte del recorrido hasta la central con los ojos vendados.

Mi pregunta es: ¿qué hay verdaderamente dentro de la montaña, para tanto secretismo?. Seguiré recogiendo información para dar más luz a este hecho.







LA GRABADORA MISTERIOSA

El caso sucedió el 14 de mayo del 2011. En principio, fue una salida de investigación normal. Íbamos Isabel (mi hermana), Diego (cuñado), Jaime, Eva y yo.

La salida fue a Corbera de Ebro. En todas las cintas de las grabadoras no se consiguió practicamente ningún material interesante. El día fue muy poco fructuoso.

Lo curioso del caso fue que al día siguiente yo no sabía dónde estaba el teléfono móvil. Le dije a mi hija que me llamara, y el móvil empezó a sonar dentro de mi maletín de investigación. La sorpresa fue que al abrir el maletín, lo que contestaba era la grabadora y no el móvil.

No lo vimos claro, se colgó y volvió a llamar porque lo que estaba ocurriendo no tenia explicación. Al volver a intentar llamar, sonaron el teléfono que estaba en otra parte del piso y la grabadora, a la vez.
Al encontrar el teléfono mi hija paró de llamar, pero la grabadora seguía sonando, sin parar. No podíamos pararla y la única manera fue quitándole las pilas.

Hay dos posibilidades. Una razón tecnológica puede ser que hubiera una interferencia. Otra razón podría ser la posibidad de que esa noche, en Corbera de Ebro, se hubiera conseguido contacto con alguien.

Tenemos pendiente otra salida a Corbera e investigar más en aquella zona de los "sucesos".










CASO JULIÁN


En Terrassa, el 14 enero de 1970 a las 19'45, jugando con un grupo de amigos, Julián Rodriguez, un chico de 15 años, empezó a gritar y decía que había visto un objeto con forma redonda encima del letrero de la empresa AEG de la carretera Castellar.






La gente que estaba alrededor, niños y adultos, empezaron a mirar y todo el mundo coincidió en lo mismo. "¡Sí, sí. Ahí esta, es un platillo!", y en cuestión de 15 segundos, se fue en dirección Matadepera.

Lugar del abistamiento

Esto, a primera vista, no puede ser muy llamativo debido a la falta de pruebas. Pero para mí, fue el comentario de Julián mis inicios hacia este mundo, que más adelante iré exponiendo.